miércoles, 30 de abril de 2014

Pío Moa azuzando los mitos sobre la destrucción de Guernica


Pío Moa dejó de ser número uno en ventas de libros sobre la guerra civil española: ahora lo encontramos en los medios digitales pontificando sobre la mitología franquista. ¿Qué pasó en Guernica? Nada que no se pudiera justificar. La destrucción de Guernica fue, sobre todo, un acto de propaganda frentepopulista. Franco no quería causar bajas mediante los crueles bombardeos; los frentepopulistas, sí. No olvidemos que los rojos eran esas bestias con colmillos afilados y ávidos de sangre que querían bolchevizar la España de los RRCC. A Franco le causaba gran disgusto los paisanos muertos por las bombas alemanas y/o italianas. Por eso después del bombardeo de Guernica se redactaron cientos de documentos reprochando a la legión Cóndor que se salieran fuera del guión.

Estos son los puntos de Moa sobre la destrucción de Guernica:

***El bombardeo de Guernica ha sido el elemento de propaganda del Frente Popular de mayor efecto internacional.

El bombardeo de Guernica no fue otra cosa que un bombardeo de destrucción masiva que acabó con las tres cuartas partes de una localidad, y que, para colmo durante los cuarenta años de dictadura se le echó la culpa a los rojos en retirada. En realidad, la destrucción de Guernica por la aviación aliada de Franco, no produjo ningún efecto en el Comité de No Intervención, es decir, no tuvo ningún efecto internacional cómo dice Moa.

*** Las versiones corrientes hablan de 800, 1.000, 1.600 y hasta 3.000 muertos (1.600 es la cifra más difundida), sobre una población de 7.000 habitantes, para dar la impresión de un bombardeo deliberadamente arrasador, de exterminio. La cifra real máxima, demostrada por Jesús Salas Larrazábal, es de 126 muertos. Una sociedad local, Gernika Zaharra, dedicada entre otras cosas a estudiar el bombardeo desde hace veinte años, solo ha podido descubrir unos 30 muertos más, de los que cabe dudar. En todo caso queda desmentida la sustancia del mito creado por la propaganda.

Aquí nos encontramos con el problema de siempre: jamás sabremos el número de víctimas reales. Cuando entraron los franquistas -3 días después- todavía no se había descombrado la ciudad, tarea que le tocó al franquismo. Es muy difícil de creer que poco más de un centenar de víctimas perecieron bajo 31 toneladas de bombas. Recojamos la opinión de Ángel Viñas: "Tras su entrada en Guernica el 29 de mayo de 1937, los franquistas se dedicaron a eliminar la evidencia de la fechoría, que para entonces había saltado a la primera plana de numerosos periódicos de todo el mundo. Se amañaron las hojas de los registros o, simplemente, se arrancaron. Los alemanes hicieron desaparecer lo que quisieron, se ralentizó el desescombramiento. Es imposible saber a ciencia cierta el número de víctimas. Fijarlo en algo más de un centenar es el resultado de un proceder infame"

*** El bombardeo de Guernica entra así entre los muchos de la época. El de Durango, por los italianos, causó algunas víctimas más. El mayor, realizado también por los italianos en Barcelona, 1938, causó en torno a un millar de muertos al caer una bomba sobre un camión de municiones, que magnificó el daño.

Qué mala suerte, hombre..., un camión de municiones -de municiones rojas, claro- magnificó el daño. ¡Cachis en la mar! Había oído excusas peregrinas, pero esta se lleva el primer premio. Y... ¿En Málaga, Valencia o Madrid? ¿También allí los camiones de municiones magnificaban el daño?

***Franco prohibió, antes y después de Guernica y de Barcelona, el bombardeo sobre objetivos civiles. Fue desobedecido en esas dos ocasiones, nada más. El Frente Popular practicó bombardeos de ese tipo sobre Oviedo, Cabra, Huesca, Teruel, Valladolid, Cáceres, Baena, etc., nunca los prohibió y en sus partes se jactaba de sus efectos "desmoralizadores"

Cómo dije antes, los rojos frentepopulistas eran unas malas bestias que se bebían la sangre de sus víctimas. Franco en una entrevista dijo que no bombardearían las poblaciones civiles, sí, eso es cierto, pero era mentira a tenor de lo visto durante los tres años de guerra. Yagüe pidió  aviones para bombardear Badajoz y Franco se los mandó.

***Aunque Guernica fue presentado como modelo de los bombardeos masivos de la II Guerra Mundial, no guarda relación cuantitativa ni cualitativa con ellos.

Según Wolfram von Richthofen en los juicios por el Holocausto judio, Guernica les sirvió cómo ensayo para la IIGM. También Rusia podía poner a prueba su armamento.

***El efecto más espectacular del bombardeo de Guernica fue el incendio de la población, que llegó a alcanzar al 70% del caserío, debido a la abundancia de madera en la construcción. Al terminar los ataques, ardía un 18%. Los bomberos de Bilbao tardaron mucho en llegar, se marcharon sin apagar el fuego, y no fueron movilizados para extinguirlo los 2.000 soldados que estaban en la población.

Otro de los cuentos franquistas: era totalmente imposible apagar incendio alguno, las conducciones de agua habían sido destruidas. ¿Donde iban a enchufar los bomberos sus mangueras?

***El bombardeo de Guernica no fue contra una villa sin interés militar, como afirma la leyenda: tenía fábricas de armas y tres batallones acantonados en ella. Además, distaba del frente solo 14 kilómetros.

¿Porqué destruir una fábrica de armas -de escasa importancia, por cierto- que en tres días iban a pasar a manos franquistas? En principio se habló de que el bombardeo de Guernica se realizó con el objeto de destruir un puente ubicado en Rentería e inhabilitar un cruce de caminos para impedir la retirada del ejército rojo. Leamos a Viñas: "El bombardeo del 26 de abril de 1937 se hizo con propósitos de destrucción masiva. No fue para triturar un puentecillo de piedra (que resultó indemne) que enlazaba el núcleo urbano con el barrio de Rentería salvando el río Oca. Esta fue una intoxicación ulterior. Sobre Guernica se lanzaron exactamente 31 toneladas de bombas (mezcla de explosivas e incendiarias), amén de incontables bidones de gasolina. No lo digo yo. Es lo que informó, un mes después, el teniente coronel Wolfram von Richthofen, jefe de Estado Mayor de la Cóndor, a sus superiores en Berlín".

*** El interés militar de Guernica subía enormemente porque, de ser conquistada inmediatamente la ciudad, quedarían embolsadas importantes tropas izquierdistas-separatistas. Ese era el deseo del autor del bombardeo, Von Richtofen. Pero Mola, que no se llevaba bien con el alemán, ordenó el avance en otra dirección, hacia Durango, militarmente menos interesante, por lo que se perdió su posible efecto.

"Mola no se llevaba bien con el alemán";  "El interés militar de Guernica subía enormemente"... ¿Y?... Claro que sí hombre. Con 31 toneladas de bombas arreglamos la simpatía de Mola sobre los alemanes y aniquilamos a las tropas de izquierdistas-separatistas -separatistas que no buscaban otra cosa que a la autonomía-. Busquemos excusas para seguir justificando las fechorías franquistas.

***A pesar de todo, el bombardeo tuvo un efecto político-militar importantísimo: el PNV llamó a redoblar la lucha para derrotar a "los invasores". Pero bajo cuerda intensificó los tratos con los fascistas italianos para traicionar al Frente Popular y rendirse por separado.

Esto lo contó el autor pro-franquista Vicente Talón: Credibilidad cero patatero.

*** Como consecuencia indirecta, el PNV entregó intactas a Franco la industria pesada y fábricas de interés militar de Bilbao. El gobierno izquierdista había dado órdenes de destruirlas, para que no sirvieran al esfuerzo bélico de los nacionales.

Habían dado órdenes de destruir las industria vasca. ¿No les dio tiempo? Conocemos esa excusa. El PNV no entregó nada a nadie. Los franquistas tomaron todo a sangre y fuego.

***Consecuencia también de los tratos del PNV con los fascistas italianos fue la rendición de las tropas separatistas en Santoña, que permitió a Franco la primera victoria de masas de la guerra ( 55.000 prisioneros, y un enorme botín en armas: el armamento de los nacionales llegó a componerse en un 20-30% del capturado al enemigo).

El PNV no tuvo tratos con el fascio italiano. Esto puede ser cierto en el caso de Casado y Besteiro que entraron en contacto con la Quinta Columna para conseguir una rendición con condiciones.

***Es falso que hubiera en la villa una feria. La misma fue suspendida ese día.

Otra de las "mentirijillas" de Vicente Talón. Testigos de la época sí vieron el mercado. Decían que lo habían cancelado. Según Talón el delegado del Gobierno vasco, Francisco Lazcano, le confesó que él personalmente había cancelado el mercado y para que se cumpliese tal medida, había apostado a varios grupos de militares es sitios estratégicos para que los comerciantes no pudieran acceder a Guernica. Mucho empeño no pusieron. El mercado se celebró.

***Es falso que la acción se dirigiese contra "los símbolos vascos". Los alemanes los desconocían por completo, no fueron atacados en absoluto (luego los nacionales los protegieron al conquistar el pueblo) y el ataque se centró en dirección a un puente sobre el río Oca, que no fue alcanzado.

Los Alemanes no conocían los símbolos vasco, ya. Pero los franquistas si sabían algo del tema. ¿Porqué precisamente Guernica? Para destruir un puentecillo no hacen falta 31 toneladas de bombas y numerosos bidones de gasolina.

*** La leyenda sobre la intención y alcance del bombardeo fue iniciada por corresponsales ingleses conservadores que llegaron después del bombardeo y no estaban allí en el momento, como pretenden algunas historias. Estos corresponsales, en especial G. Steer, de The Times, muy afecto al PNV, atribuyeron la acción exclusivamente a los alemanes (participaron también aviones italianos) con el fin probable de alarmar a la población inglesa, sobre la que los laboristas hacían propaganda pacifista. Se trataba de hacer ver la necesidad de intensificar el rearme ante la evidente amenaza alemana. Para ello crearon el mito de Guernica. Por poner otro hecho del mismo género, el mito de la matanza de la plaza de toros de Badajoz fue creada por un corresponsal useño, este izquierdista, Jay Allen, para contrarrestar la impresión mundial causada por la matanza de la Cárcel Modelo de Madrid por las izquierdas. También se detalla la construcción de esta leyenda en Los mitos de la Guerra Civil, cuya tesis ha sido corroborada por el minucioso estudio de ha sido corroborada por F. Pilo, M. Domínguez y F. de la Iglesia en su minucioso estudio La matanza de Badajoz ante los muros de la propaganda

Sterr no estuvo en Guernica el día del bombardeo, de haber estado su vida hubiera corrido peligro. Llegó después y pudo entrevistar a los supervivientes. Él supo desde el principio que no fueron los rojos quienes destruyeron la villa vasca. Fueron los franquistas los que se empeñaron en echarle la culpa a los rojos. Fueron los franquistas los que manipularon la realidad. 

Los "corresponsales ingleses conservadores que llegaron después del bombardeo y no estaban allí", tan solo contaron lo que vieron y le contaron. No fueron los rojos, fue la aviación alemana la que destruyó la villa vasca, como posteriormente, tras cuarenta años de dictadura, los franquistas no tuvieron más remedio que reconocer. El mito de Guernica lo creó el franquismo, y lo quieren seguir manteniendo -eso sí, bajo otro prisma-, los nuevos franquistas. Lo mismo que la matanza de Badajoz, a la que hace referencia. Es muy socorrido achacarle a Allen la invención de tal masacre. Da la casualidad que muchos periodistas antes que Jay Allen escribieron sobre Badajoz. Así que Allen inventa poco. Se equivoca en algunas fechas, dice que es testigo de las incineraciones, pero sobre las cifras inventa poco. Allen dijo que en la plaza de toros asesinaron a 1.800 personas, se equivocó, no murieron todas en la plaza de toros. Fue peor, la masacre ocurrió por toda la ciudad, además de la plaza de toros. Mario Neves nos da una cifra más alta de muertos el primer día. Al periodista portugués le habían dicho que los fusilamientos habían llegado, tan solo el primer día a dos mil muertos. Yagüe diría después "no serán tantos". Tampoco se inventa la cifra de 4.000 muertos hasta que el tte, coronel falangista abandona la ciudad. En poder de Sánchez Albornoz había un informe que cifraba la masacre entre 4.000 o 4.500 muertos. Allen podrá tomarse algunas licencias, pero ni mucho menos es el responsable de ningún mito. Ni él, ni Indalecio Prieto, cómo apuntan otros historiadores.

El libro La Matanza de Badajoz ante..., en nuestra opinión, no sirve para negar matanza alguna, al revés, la confirma. Solo que a la hora de buscar las cifras de represaliados, aprovechan que Neves dijera que en el cementerio solo vio 300 cadáveres incinerados. Para ellos ahí está el gran secreto. Más de cinco años de investigación para eso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada