domingo, 17 de julio de 2016

Las mentiras toreras



Defender el mal llamado "arte" taurino desde posiciones humanas cada vez se hace más complicado. Los amantes de las corridas de toros y sus derivados, exponen argumentos que son difícilmente aceptables en un mundo amable y respetuoso. Torear por torear, es decir burlar al toro con un capote nada de malo tiene -o debiera-, excepto porque va acompañado de un baño de sangre repulsivo: es ahí donde los animalistas tienen toda la razón. ¿Veríamos bien que acabásemos con la vida de un perro delante de miles de personas? ¿Es lícito mantener una especie animal para acabar con su vida de la peor forma posible?

La persona que es respetuosa con el mundo animal no distingue entre toros, caballos, perros... ¿Son los toreros animalistas? para la hermana de los Manzanares parece no haber duda al respecto. Nosotros no podríamos estar tan seguros:


Yeyes (la hija de José Antonio Manzanares) ha llegado a afirmar que: "Mi padre amaba no solo al toro sino a todos los animales de su finca, donde por cierto no se caza, porque a él no le gustaba".

Un amor hacia al toro algo extraño, podríamos añadir:

José María Manzanares matando a uno de sus "amores"





"Soy veterinaria y antitaurina porque la tauromaquia choca frontalmente con los principios fundamentales que rigen el código deontológico de mi profesión. Porque me indigna que en este país siga siendo legal torturar animales hasta la muerte". Virginia Iniesta Orozco, veterinaria.

4 comentarios:

  1. La mal-llamada fiesta nacional, o sea, la ταυρομαχία (las carridas de toros, pa entendernos), tiene sus días contados como un día lo tuvo la esclavitud, la pena de muerte, fumar bajo techao, "la maté porque era mía", etcétera, etcétera...
    Lo que pasa es que el proceso va lento, pasito a paso. Muy lento para el gusto de muchos como yo.
    Cada día somos más los antitaurinos militantes y de los otros. Cada día hay más gente de nuestro lado que ve a lo claro que las corridas de toros son un espectáculo sangriento, arcaico, sádico. Que es torturar a un animal hasta la muerte de la manera más lenta y cruel posible solo por dar espectáculo a las masas.

    Esa breva aún no está madura, pero un día, no muy lejano caerá como cayeron otras crueldades e inhumanidades.
    En el país de los carpetobetónicos empieza a amanecer.
    «España y yo, somos así, señora»

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo que cada vez se ven más banderas republicanas; es tan solo cuestión de tiempo. Lo malo es que el tiempo pasa inexorablemente y ni tú ni yo veremos esa España republicana...

    ResponderEliminar
  3. Quizás a esta señorita hay que explicarle que estos que se alegran de la muerte del torero lo hacen con las vísceras, no con la razón; y es que cuando uno es sensible al dolor de los indefensos, como es el caso de los toros, la razón le abandona y es capaz de decir algo tan injusto como alegrarse de una muerte...lo cual pone al critico al nivel del taurino.

    Desgraciadamente es cuestión de tiempo, la civilización acabará por llegar a todos por mucho que intenten escapar de ella, a la gente civilizada no le gusta ver sufrir a los animales para entretenimiento y diversión de las masas. Todo llegará...esperemos que mas pronto que tarde.

    Yo reconozco, como casi la mayoría de españoles, que de chico le daba al capote...era inevitable en una sociedad de mi época tan "folclórica"...pero mi afición se cortó de cuajo cuando me llevaron a ver la primera y ultima corrida de toros de mi vida...ahí me apresó la empatía con los animales y mi mayor desprecio hacia la tauromaquia.

    ResponderEliminar
  4. Estabamos en Manzanares el Real, durante sus fiestas. Habían cortado el acceso al pueblo porque en la carretera que lo cruza habían colocado los puestos y las atracciones. En una de la entradas, a pie de carretera (carreterilla), estaba la parada provisional del autobús....,y allí estaba con mis dos hijos menores, esperando.
    Habíamos bajado por una calle que fue a terminar al lado de la plaza de toros ambulante....,el suelo estaba manchado de sangre...¡¡Malo!!, pensé. No sabía que la parada estaba enfrente de la citada plaza. Ni siquiera sabía que había una plaza de toros allí. Serían las cinco de la tarde???
    Se oiga jolgorío...¡¡qué llegue pronto el autobús...por Dior!!.
    Pues no, mientras esperabamos, de pie, salió una pequeña excavadora bulldozer con un toro muerto en la pala..,cruzó la carretera y bajó por un caminito al lado justo de donde estabamos. Estaba la policía municipal para cortar el poco tráfico que había, mientras cruzaba la maquina y el finiquitado.
    ¡¡Pero lo han visto!¿Lo han visto y no hacen nada?...decía mi hijo pequeño. Pero dile a la policía que están matando a los toros!! ¡¡Que hagan algo!!. Y se lo gritaba a ellos, que no le hacía ni caso, claro
    Pobre, en lo que estuvimos esperando el espectáculo se repitió otras dos veces. Pero como se quedo en "medio shock", la voz fue disminuyendo de intensidad...y en el tercero de la tarde quedó mudo y ojoplático.
    Creo que los echaban en un contenedor. Algo le expliqué porque estaba afectado, traté de explicar...Los policías no podían defender al toro, el toro sólo podría defenderse por si solo. Y ninguno pudo, lo suficiente.
    Claro que no quiero que ningún torero muera por una cogida, es un ser humano. Pero un ser humano que ha escogido una profesión muy "humana", en el sentido que otro animal distinto a nosotros no haría algo así. Vamos, una faceta de nosotros los humanos...de algunos de nosotros los "humanos".
    En fin, que no podía irme en otro momento...¡¡La casa se quema!!...me había llegado por sms....,luego fué "sólo" parte de la cocina...Que si no..de qué ibamos a seguir en la cuneta....,esperando,....con la piel de gallina cada vez que se oia que se abría el portón y salía la maquinita con el toro en brazos....la lengua fuera....la sangre... y el silbato de la policía.
    ¡¡Mira para otro lado!! Y reza....Algo habrá que hacer ...!!

    ResponderEliminar